Es imposible rechazar este libro

 

 David 

     Desde un título totalmente explícito, David Foenkinos decidió correr, además, todos los riesgos posibles en su nueva y extraordinariamente divertida novela: La biblioteca de los libros rechazados (Alfaguara, 296 páginas, 2017). Las historias que involucran libros, escritores y otras menudencias del mundillo literario, a veces se quedan en lecturas de élite o piezas de ghetto.  Sobre todo, cuando es el afán de deslumbrar a sus colegas o entrar en el canon  lo que mueve a los autores a escribirlas.

     Respetuoso del lector y de la muy sana costumbre de contar una historia, Foenkinos construye con inteligencia y delicadeza un verdadero mapa de caracteres humanos diversos, cuando en la biblioteca del título aparece un manuscrito escrito –en apariencia- por un pizzero muerto y sin ningún antecedente literario. Su vertiginosa consagración como best seller, la fiebre mediática alrededor del fenómeno (más que sobre el contenido de la novela), el afán de trascendencia y la voracidad editorial por engrosar las ventas como sea, le dan un marco particular a una historia en la que géneros diversos y personajes extravagantes conforman una sociedad altamente rendidora a la hora de disfrutar de la lectura.

     Foenkinos cultiva ese humor francés tan característico, sazonado con sutileza y pizcas de malicia que a menudo son puertas de entrada a mundos interiores de seres solitarios y sin mayores expectativas de vida. El humor evita que pinte el bajón, los diálogos brillantes son una muestra más de pericia narrativa, y algunos personajes (la editora, el escritor, el crítico literario) tan universalmente reconocibles, que el crecimiento del interés de la obra se da desde la primera página. Incluso, cuando se llega al final, conviene estar atento al factor sorpresa.

     Los pies de páginas son desopilantes, como para despejar cualquier duda: en La biblioteca de los libros rechazados, el autor se burla absolutamente de todo y de todos, lo cual lo incluye. De allí que su novela reboce frescura, originalidad, clima festivo. Es ambiciosa sin proponérselo, genuina sin imposturas y efectiva sin recursos artificiales. Un verdadero desafío para indiferentes al placer de leer.

Carlos Algeri (*) 

(*) Escritor y periodista. Su nueva novela, Cualquiera puede ser héroe (Agebooks, 2017), se encuentra en venta en Amazon.

 

8/2017