Random demuestra que Charly García tiene aún mucho por decir

 

 

Random

    Soy y, a la vez, no soy la persona indicada para reseñar el nuevo disco del que considero el más creativo, influyente y trascendente compositor de ese gelatinoso universo denominado rock nacional. Suelo repetir que en las canciones de Charly García se puede bucear en la historia argentina con mayor entusiasmo y profundidad poética que en varios libros que conozco (algunos de ellos muy pretenciosos).

    Existía una expectativa mayúscula sobre este disco. Por motivos musicales y de los otros. Después de una considerable cantidad de audiciones, Random me dejó en claro dos cosas, acaso obvias: 1) Es un disco con la firma García, de principio a fin. 2) Aunque Charly tiene mucho por decir aún (y lo dice), la inevitable comparación con sus obras cumbre (que las tiene y en muy buen número) es una sombra que lo perseguirá hasta el fin de su carrera.

     Teniendo en cuenta esto, cada cual pondrá a prueba su capacidad de disfrute si logra (yo lo conseguí por momentos) abstraerse de Vida, Bicicleta o Clics modernos, como ejemplos al voleo, y dejarse llevar por la mirada a ratos destemplada, siempre burlona, y por momentos pesimista de un artista que ve lo evidente: un mundo digitalizado y ruin (“La máquina de ser feliz”), la necesidad de armar nuestra propia película de vida (Lluvia”), el esfuerzo por no transar (“Rivalidad”), y algunas otras cuestiones menos evidentes, sólo perceptibles para un artista.

     El mayor problema de Charly está en su voz. Algunas melodías exponen con crudeza su falta de caudal, aunque prevalecen arreglos en los que Rosario Ortega (agradable sorpresa) aporta clima y calidez en los coros, logrando una atractiva simbiosis vocal con el gran protagonista de esta historia.

     El tema del disco es “Lluvia”: un García auténtico, con una impronta de Seru Giran que inevitablemente convoca a la nostalgia: Una película gastada / una película en color / ya ves, amantes en la lluvia / te lo digo yo”. Bella canción con un concepto cinematográfico, probablemente ligada a la distancia con la recordada “Canción de Hollywood”.

     En tiempos de innumerables polémicas vacuas y estériles no deseo ni ahí sumar otra. Random es Charly García aquí y ahora. Es lo que tiene para ofrecer hoy un tipo que parece muy entusiasmado en cada canción. Que manda un guiño rocanrrolero en inglés (“Believe”), con una atmósfera musical que dibuja un puente entre The Doors y Elvis Costello. Que sigue burlándose de todo y de todos, incluido él mismo, con la ferocidad de otras épocas, aunque –como sabemos- el tiempo es veloz.

Carlos Algeri (*)

(*) Escritor y periodista. Su nueva novela Cualquiera puede ser héroe (Agebooks, 2017) se encuentra disponible en Amazon.

 

Link de "Lluvia":

https://www.youtube.com/watch?v=mv27LjQDqYo

 

3/2017