El tango, entre amores y destinos comunes

 

 Dulzura

 

   Hasta fines de octubre se presenta la obra "Ya no tengo la dulzura de sus besos", escrita y dirigida por Juan Carrasco, se estrenó, a sala llena, en el teatro NoAvestruz de Palermo. Lía Viñao, Malena Rossi y Jorge Móbili integran un elenco que le pone calidez y calidad a una historia que emociona.

     Una historia de amores y desencuentros, de afanes y realidades presuntamente distintas, con ese contexto que rodeó al tango en su época dorada, aunque signada por la tragedia de Medellín y la muerte de Carlos Gardel. Con la calidez de esas cosas sencillas y profundas a la vez, “Ya no tengo la dulzura de sus besos” es una obra teatral, escrita y dirigida por Juan Carrasco, que se destaca en la siempre nutrida cartelera porteña.

     Estrenada, días atrás, en la sala NoAvestruz del barrio de Palermo, se presenta todos los viernes a las 22.30 en este reducto de la calle Humboldt 1875 a precios populares, además de descuentos para jubilados y estudiantes.

      En poco más de una hora, “Ya no tengo...” se sumerge en aquellos años de la década ‘30, donde el tango, la milonga y un estudio de radio le dan el marco ideal a la situación de de dos jóvenes mujeres que se presentan a un concurso de cantantes aficionadas, soñando con ser Azucena Maizani o Mercedes Simone, para terminan entrelazadas por vivencias comunes, pese a su aparente distinto universo.

     Lía Viñao como Aída y Malena Rossi en el rol de Margarita son las que arman un contrapunto, que no termina siendo tal y donde vivencias, amores, pasados y presentes se confunden y funden, con entrañables interpretaciones de canciones de época, acompañadas por Epifanio Saldívar, interpretado por el músico Jorge Federico Móbili, que pone su toque particularísimo sobre el escenario, enfundando la guitarra.

    Con la voz en off de la primera actriz Mirta Busnelli, en las veces de locutora, la obra podría condensarse en la historia de chicas se presentan en un concurso de canto que promociona la empresa de jabones Pompidú en una importante radio porteña, coincidiendo con el día en que se truncara la vida de Carlos Gardel. Allí, junto al guitarrista de la emisora, entre magníficas interpretaciones tangueras y comentarios informales, descubrirán que sus vidas estaban misteriosamente entrelazadas con el mítico zorzal criollo.

    “En las milongas del Sur, cuando se habla de Gardel, todavía quedan memoriosos que celosos guardan el recuerdo de la singular historia de Aida y Margarita, aquellas chicas que allá por el año 35, a mediados del mes de junio, coincidieron en un concurso de canto que organizó un afamado programa de radio y que junto a Epifanio Saldívar, un viejo guitarrista que trabajaba en la emisora, entre charlas y hermosas canciones (en vivo) descubrieron que la vida es un indómito caballo loco que vuelve imposible la previsibilidad de los caminos y lo ácido que puede ser el humor de Dios”, cuenta Juan Carrasco, el prolífico actor, que escribió y dirige “Ya no tengo la dulzura de sus besos”, que se puede ver todos los viernes de septiembre y octubre.

Néstor Llidó

9/2018